Vengeance Day: El fin de The Undisputed Era

0
30

La trigésima tercera edición de los NXT TakeOver se distinguió por combates de alta calidad luchística, ascensos meteóricos y adiciones al roster. Pero relució por el quebranto de una de las facciones más dominantes en la historia de la marca dorada: The Undisputed Era.

En el Main Event de la función, celebrada el 14 de febrero de 2021, Finn Bálor atravesó por un encuentro de gran repliegue físico y técnico ante Pete Dunne, en aras de retener el Campeonato de NXT por tercera ocasión –en su segundo reinado–.

Durante el festejo, One Two (Oney Lorcan y Danny Burch) irrumpió en el cuadrilátero para acompañar a The Bruserweight en su ataque al monarca. Sin embargo, Adam Cole, Kyle O’Reilly y Roderick Strong inclinaron la balanza numérica del lado del irlandés.

El antiguo retador de Bálor le ofreció su mano en señal de apoyo. Este la estrechó y, cuando parecía que podría adaptarse al esquema de The Undisputed Era, ocurrió lo impensado.

Adam Cole conmocionó al Capitol Wrestling Center luego de propinarle una superkick a The Prince. Los reclamos de O’Reilly provocaron que su líder lo dejara tendido sobre la lona después de aplicarle una patada al mentón.

Se marchó del cuadrilátero, ante la mirada de desconcierto de Roderick Strong, quien no podía asimilar el fatídico escenario. Traicionó a su agrupación en el único TakeOver reciente donde ninguno de ellos tuvo actividad.

Busca reencontrarse con el oro, retornar a la órbita titular, y no le interesa cuál será el costo que tendrá que pagar. No le importó dejar atrás a The Undisputed Era con tal de conseguirlo.

Su afán despiadado habrá de potenciar la faceta más babyface –así como la venganza– de Kyle O’Reilly, a la par de encumbrar el legado de Finn Bálor de cara a una posible contienda en Wrestlemania 37. 1275 días después, NXT tiene nuevos bríos.

A continuación, los resultados de NXT TakeOver Vengeance Day:

Deja un comentario