SmackDown: La tensión aumenta previo a TLC 2020

0
325

La noche del 11 de diciembre ha marcado el inicio de una nueva era en el WWE ThunderDome, ya que arrancó su aventura de los shows semanales en vivo desde el Tropicana Field, estadio de los Tampa Bay Rays. En esta ocasión, SmackDown Live dio inicio a las transmisiones desde su nueva sede, donde se esperan grandes innovaciones tecnológicas conforme avancen las semanas y sobre todo, buen wrestling.

La marca azul no mostró un combate de su máxima estrella, Roman Reigns, pero este sí hizo acto de presencia en el segmento que protagonizaba Kevin Owens en medio del ring. KO colocó sillas, una mesa y una escalera en el cuadrilátero, previo a emitir una advertencia para The Big Dog. El canadiense fue claro, sin rodeos, y aseguró que si Reigns pretende que le tenga miedo, está muy equivocado.

Esta es una de las contiendas más importantes de su carrera, por lo que en caso de que el vigente campeón intente traer a su familia a hacer el trabajo sucio, afirmó que él también traerá a sus amigos. En medio del discurso, Jey Uso apareció para atacar cobardemente a Owens con una silla. Sin embargo, el antiguo Campeón de NXT se repuso: arremetió contra él con el mismo objeto y con una escalera. Enseguida, le aplicó un Pop-Up Powerbomb sobre una mesa.

Ante esto, apareció Roman Reigns, acompañado de Paul Heyman; ambos simularon dirigirse al ring, pero finalmente dieron marcha atrás y se retiraron de la arena –o al menos eso se creía–. En una escena posterior, Owens fue embatido por Reigns en backstage, al punto de dejarlo semiinconsciente. Al terminar su brutal ataque, el Campeón Universal le mandó un mensaje a los hijos de KO, en que decía que debían pararle los pies a su padre.

Tras el abrumador inicio, Dolph Ziggler (con Robert Roode) se llevó una victoria importante frente a Montez Ford, quien no pudo hacerle frente a la ya conocida superkick de Ziggler. La ayuda en ringside de Angelo Dawkins no fue suficiente para hacerle frente a la pareja del momento, aquella que demuestra tener lo necesario para ir por los Campeonatos de Parejas de SmackDown.

Big E tuvo un buen single match frente a Sami Zayn, sin embargo fue derrotado con la vieja y conocida técnica de destruir al rival fuera del cuadrilátero, lo que ocasionó que perdiera por countout. Así, el Campeón Intercontinental se marchó con el triunfo en el bolsillo.

Chad Gable y Otis no encontraron su mejor versión en el ring; en consecuencia, cayeron ante Shinsuke Nakamura y Cesaro, gladiadores a los que en camerinos (y a través de unas tomas conforme avanzaba el show) trataron de analizar e identificar sus puntos débiles. El nuevo tag team no logró su cometido.

Noche redonda para el róster femenino de la marca azul, ya que por un lado, The Riott Squad se impuso de forma notable ante Billie Kay y Natalya, dupla que a pesar de atravesar un buen momento, no pudo acabar con el equipo comandado por Ruby Riott y Liv Morgan.

Asimismo, no hubo tiempo para parpadear con los careos de Sasha Banks y Carmella. Todo inició con la firma de contrato para su lucha titular por el Campeonato Femenino de SmackDown en Tables, Ladders and Chairs 2020. Aunque, las dos prefirieron pactarla para esta función del Friday Night.

Las competidoras se dieron con todo; su encuentro se dio en el Main Event y duró apenas unos minutos, ya que terminó con victoria por descalificación a favor de Carmella, quien seguía siendo atacada al sonar la campana. Sin embargo, la retadora atacó brutalmente a The Boss y la dejó tendida en ringside, gritándole que su conflicto aún no ha acabado.

Deja un comentario