SmackDown: Roman Reigns, invencible en el Season Premiere

0
67

Triple H y Stephanie McMahon se encargaron de abrir el espectáculo tras dos noches complicadas en que las superestrellas fueron arrebatadas. Tras emitir el mensaje de bienvenida, algunos luchadores se volvieron locos y comenzaron a enfrentarse entre sí. Para detener ese caos, apareció Lars Sullivan, quien podría ser una de las grandes promesas de la marca azul.

Jeff Hardy fue el único valiente que se interpuso ante la limpia efectuada por The Freak. Pese a ello, El Enigma Carismático cayó en el combate que había sido pactado entre ellos. Sullivan mostró su poderío y apenas se dejó tocar por un Hardy que no mostró su mejor nivel, pero dio muestra de gallardía. Buen inicio para el nuevo monstruo de SmackDown.

En su momento de despedida, Big E, Kofi Kingston y Xavier Woods consiguieron su última victoria como tercia ante Cesaro, Shinsuke Nakamura y Sheamus. Fue una contienda que permitió demostrar los dotes de técnica y habilidad de sus participantes. Sin embargo, lo que perduró fue la nostalgia emitida entre The New Day, facción que ha sentado precedentes en la compañía y ha sido oficialmente separada por el Draft.

Un regreso ya anunciado, pero que causó una gran emoción en el WWE Universe fue el de Daniel Bryan, quien está de vuelta en casa. En medio de un discurso emotivo, donde explicó el motivo de regreso, Seth Rollins ingresó al ThunderDome para atacarlo.

Cuando la situación en ringside se estaba poniendo tensa, Mysterio y Dominik aparecieron con tal de echarle una mano al dueño del Yes Movement, ayuda que fue complementada por Murphy. De forma inexplicable, el exdiscípulo del Mesías prefirió tenderle la mano a Rey Mysterio; no obstante, el mexicano la rechazó.

Robert Roode apareció en cámaras tras hacerlo en RAW. Acompañado de Dolph Ziggler retaron a The Street Profits por los Campeonatos de Parejas de SmackDown. Una pelea que apenas dejó sonar la campana, ya que acabó rápidamente porque los rudos atacaron de manera despiadada a Angelo Dawkins.

Roman Reigns estuvo a punto de perder el Campeonato Universal frente a Braun Strowman; aunque hizo rendir a su rival en medio del cuadrilátero. El Monstruo entre Hombres rozó la oportunidad de volver a ostentar un título máximo dentro de la empresa.

Pero eso no fue todo. Jey Uso se mostró abrumado en su camino al cuadrilátero, derivado de las palabras desalentadoras de su primo, quien le pidió mostrarse como «el cobarde que siempre ha sido» y que lo atacase con una silla mientras le daba la espalda.

El ataque finalmente se dio, pero no a traición por parte de Jey Uso, sino de frente, ejecutando una superkick y dejando tendido a The Big Dog. El castigo no parecía suficiente para Reigns: el nuevo Paul Heyman Guy se levantó y, a pesar de que el personal de seguridad intentó separarlos, conectó un brutal Superman Punch para terminar el show.

Deja un comentario