WWE Clash of Champions: Una noche de decisiones inesperadas

0
280

Dentro del espectacular Thunderdome se vivieron intensas emociones que fueron llevadas a los espectadores de la mano de las caras de la empresa. La pirotecnia regresó, los campeones inesperados se hicieron notar y un par de decisiones desfavorables –para algunos luchadores– se presentaron a lo largo del evento que precede al siguiente pago por ver de la WWE: Hell in a Cell.

El Main Event de la noche brindó a un nuevo, furioso y con hambre de ser el líder de la sangre samoana, Roman Reigns, quien buscó de forma brutal retener su título frente a Jey Uso. Si bien, el miembro de The Usos mostró destreza en el ring y mantuvo su ímpetu, no le bastó para evitar ser masacrado por un ‘Big Dog’ que no midió en ningún momento el alcance de sus movimientos.

“The Legend Killer” Randy Orton padeció la ira de aquellos a quien atacó con su punt kick en el pasado: Shawn Michaels, Ric Flair y Christian, mismos que tuvieron apariciones espontáneas durante su contienda frente a Drew McIntyre. Dichas interferencias decidieron el rumbo de la pelea, al poner en peligro la misión que tenía La Víbora: arrebatarle el Campeonato Mundial de la WWE a un Drew que hizo de las suyas y le proporcionó una dosis de castigo similar al que suele aplicar su rival en el cuadrilátero. Las heridas corporales se hicieron presentes, pero el esfuerzo del actual campeón lo condujo a su retención una vez que logró meter a Orton dentro de la ambulancia.

El rostro femenino de la empresa no pudo lucir del todo esta noche, ya que Bayley fue atacada por Sasha Banks a traición justo después de terminado su combate por el Campeonato Mundial Femenino frente a Asuka, quien fue la retadora sorpresa a pesar de ya haber conseguido una victoria en su combate contra Zelina Vega durante los primeros instantes de la noche. La rivalidad entre las ex compañeras (Banks y Bayley) se pone cada vez más tensa y tendremos que esperar a las próximas semanas para saber el rumbo que tomará esta historia.

Momentos inesperados hicieron de las suyas a lo largo del show: Un error en el conteo de tres que le dio de manera injusta la victoria a The Street Profits sobre los mexicanos Andrade y Ángel Garza; además, Sami Zayn se proclamó como el verdadero Campeón Intercontinental. En el pre-show, Cesaro y Shinsuke Nakamura defendieron los Campeonatos por parejas de Smackdown: vencieron a Lucha House Party (Lince Dorado y Kalisto), pero el sabor de boca que dejó la lucha fue extraordinario como para no ser llevada al show principal.

Deja un comentario