Asuka y Otis capturan el Money in The Bank; McIntyre consuma una defensa apoteósica

0
233

El primer Money in The Bank simultáneo, desde la sede central de la World Wrestling Entertainment en Stamford, terminó en manos de luchadores debutantes en la especialidad: Asuka y Otis alcanzaron la gloria de formas muy peculiares.

La disputa más esperada de la función dio inicio en dos sitios contrapuestos de los Headquarters: los hombres colisionaron en el gimnasio y las mujeres desde el lobby del edificio.

La grabación por los pasillos facilitó que ciertas historias individuales siguieran su curso. La más específica fue la de AJ Styles, elemento que aún resiente los estragos del Boneyard Match, en Wrestlemania 36, contra The Undertaker.

Uno de los momentos cruciales fue la batalla de comida, en que Rey Mysterio recibió una Kirifuda Clutch de Shayna Baszler y, posteriormente, terminó aplastado por Otis y Nia Jax. El recorrido por salas de juntas y cafetería dejó las apariciones especiales de Brother Love, Stephanie McMahon, Paul Heyman, John Laurinaitis y un imitador de Doink The Clown.

En dicho lapso, Carmella quedó fuera de circulación tras la ejecución de un bombazo sobre una mesa con alimentos; después, un fuerte tropiezo impidió la continuación de Dana Brooke. De igual manera, Baszler tampoco volvió a aparecer.

Por otra parte, uno de los segmentos más destacados en la progresión de la contienda fue cuando Daniel Bryan y El Fenomenal irrumpieron en la oficina de Vincent Kennedy McMahon, el dueño de la compañía.

Ya en la azotea de la Titan Towers, The Empress of Tomorrow se quitó de encima a Nia Jax y Lacey Evans. Enseguida, la japonesa subió por la escalera, empujó a Baron Corbin y se hizo del tan anhelado contrato femenil.

En lo que al desenlace varonil respecta, El Rey lanzó al Amo del 619 y a Aleister Black hacia el vacío, en una de las acciones más polémicas, y con rotundo impacto visual, que desbordó las redes sociales. En el siguiente RAW, el mexicano declaró que tanto él como el neerlandés aterrizaron sobre una lona cercana al set en que estaba asentado el cuadrilátero.

Con la vía libre, tres hombres sostenían posibilidades reales de contender por el maletín. Pero, cuando menos se veía venir, Elias hizo su regreso para atacar a Corbin, mediante un guitarrazo.

Este embate propició que el portafolio, que se debatía en la cima entre Styles y el representante de Smackdown, cayera en las manos de Otis. Así, contra todo pronóstico, el miembro de Heavy Machinery se proclamó como el nuevo portador del #MoneyInTheBank.

McIntyre retiene ante Rollins

En una reyerta de alarido, Drew McIntyre y Seth Rollins salieron a robarse el show. El mejor arsenal de los dos gladiadores quedó explícito en el ring. Las secuencias conjuntas impulsaron la química de ambos referentes.

The Monday Night Messiah, que estrenó tema de entrada, inquietó al Campeón de la WWE y estuvo cerca de conseguir un nuevo reinado. No había dudas: el Psicópata Escocés se midió a uno de los mejores exponentes del wrestling internacional en la actualidad.

No obstante, McIntyre reafirmó su liderazgo, por encima del destino de Rollins. Una Claymore le permitió prevalecer, luego de una de las defensas titulares más difíciles en su carrera.

Al finalizar el duelo, el monarca le extendió la mano a su oponente, en señal de respeto por el esfuerzo otorgado y la calidad definitiva del combate, quien quedó visiblemente desconcertado.

En otros resultados:

Pese a que la marioneta Huskus apoyó a Bray Wyatt desde Ringside, la insignia de la Firefly Fun House cayó en su intento por derrocar a Braun Strowman como Campeón Universal.

El gigante remembró la storyline de su debut, cuando representaba a la Oveja Negra de la Familia Wyatt. Así, empleó los juegos mentales, tan característicos de Bray, para engañar a su creador y retener su cinturón.

Bayley retuvo el cetro femenino de Smackdown frente a Tamina Snuka. Con Sasha Banks en su esquina, la oriunda de San José, California revirtió un intento de zambullida samoana para mantener el cetro en su cintura.

En un mano a mano, Bobby Lashley tomó el lugar de MVP y no tuvo piedad de R-Truth. The All Mighty acabó con Ron Killings luego de ejecutar una lanza y confirmó su creciente imagen devastadora.

The New Day (Big E y Kofi Kingston) retuvo los Campeonatos de Parejas de Smackdown en el fatal de cuatro esquinas. Big E cubrió a Gran Metalik tras un Big Ending.

John Morrison y The Miz, Lucha House Party y The Forgotten Sons no pudieron hacerse del oro; sin embargo, la conexión entre duplas permitió ofertar un fluido espectáculo.

En el KickOff, Jeff Hardy superó a Cesaro vía Swanton Bomb. Contrario a lo que se esperaba, Sheamus, el excompañero del suizo en The Bar, no interfirió en el combate para acrecentar su rivalidad con el Enigma Carismático

Deja un comentario