“Primero es la motivación. Entrenar diario, ir creciendo, ir mejorando para llegar a ser un triunfador”: Ricardo López

0
443

La  Escuela Técnico Deportiva es una cantera, en la formación de una cultura de preparación académica, entre los que sienten pasión por el deporte. A este respecto, el Director administrativo Ricardo López nos comenta las características que debe tener un buen deportista.

Con varios años dentro del boxeo aficionado de México y una carrera destacable dentro de las aulas deportivas, López Covarrubias está convencido de que la parte fundamental para ser un gran deportista de combate, está en la cabeza.

“Primero es la motivación. Entrenar diario, ir creciendo, ir mejorando y no dejarse caer es lo principal para poder llegar. Y segundo, pues viene el físico del niño y también la técnica que haya aprendido, que eso se puede pulir en los entrenamientos”.

Los jóvenes entre 11 y 17 años que vienen a un gimnasio realizan pruebas físicas y de habilidad con y sin guantes, las cuales son medidas y evaluadas para ver sus características físicas.

“Estos niños deben ser luchadores, estar conscientes de que debe trabajar día con día. Hay que mejorar, aprender de los errores. En cuanto a lo físico, velocidad, que sean disciplinados, una mentalidad de guerreros, pero yo creo que es más el corazón”.

Por otra parte, el originario de la CDMX comprende el sacrificio que los niños que  todos aquellos que aman el deporte  deberán hacer.

“Es algo difícil, primero es tener el talento, después las ganas y dejar muchas cosas. Irse a los entrenamientos diarios, dejar a la familia, perderse de algunas fiestas, no convivir tanto con sus compañeros, llevar una alimentación diferente, entrenar no solo de lunes a viernes sino también sábados y domingos, levantarse temprano a entrenar, y son varias cosas que se conjuntan que solo las puede aguantar alguien de mentalidad fuerte porque va a dejar muchas cosas, pero va a tener muchos beneficios que es lo bonito del deporte”, concluyó.

etd box
Fotos: Agustín Velázquez García.

 

Deja un comentario