FEMEBOX se olvida de los Derechos Humanos de los boxeadores amateurs

0
905

Conforme el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, “toda persona tiene derecho a la cultura física y a la práctica del deporte. Corresponde al Estado su promoción, fomento y estímulo conforme a las leyes en la materia”. El citado derecho resulta fundamental para que una persona pueda contar verdaderamente con dignidad humana.

México en la actualidad se encuentra en un contexto social bastante complicado, problemas graves en materia de seguridad, salud y educación, dañan a nuestros jóvenes. Sin embargo, paradójicamente algunos órganos encargados de promover la cultura física y el deporte, terminan por poner barreras que únicamente perjudican a los deportistas, tal es el caso de la FEMEBOX, quien atropella los derechos humanos y determina que no pueden subir al ring de Olimpiada boxeadores que  participaron en eventos de otras organizaciones.

Tres peleadores oaxaqueños fueron marginados de la Olimpiada Nacional en busca de su desarrollo como deportista aficionados  a partir de  que la Federación Mexicana de Boxeo (FEMEBOX), decidió que todo pugilista que haya  participado en eventos de organismos que no son reconocidos por ésta, no participaría en la justa deportiva.

En agravio de  la delegación Oaxaca, se les  informó que fueron detectados los peleadores Abraham Oliva, Nuzzet Tomas Aquino y Brayan Leyva, mismos que quedaron fuera de la competencia por participar en eventos sin el aval de la FEMEBOX o la Asociación Oaxaqueña de Box.

La determinación a nivel nacional se hizo en la junta técnica previa al inicio de la justa,  Ricardo Contreras, Presidente de la FEMEBOX, se encargó de hacer cumplir la determinación, restando así posibilidades a Oaxaca de ganar medallas en dicha justa deportiva.

Entre una lucha de poder y egos se ven convertidos en carnada los jóvenes deportistas que buscan una vida útil y digna por medio de un deporte como el boxeo. Vale la pena recordar en el plano del Derecho Internacional en materia de los Derechos Humanos, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) adoptó el 21 de noviembre de 1978 la Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte. En su artículo primero, esta Carta Internacional consagra el derecho a la cultura física y al deporte:

Artículo. 1.

  1. Todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la educación física y al deporte, que son indispensables para el pleno desarrollo de su personalidad. El derecho a desarrollar las facultades físicas, intelectuales y morales por medio de la educación física y el deporte deberá garantizarse tanto dentro del marco del sistema educativo como en los demás aspectos de la vida social.
  2. Cada cual, de conformidad con la tradición deportiva de su país, debe gozar de todas las oportunidades de practicar la educación física y el deporte, de mejorar su condición física y de alcanzar el nivel de realización deportiva correspondiente a sus dones.

En medio de tantos conflictos sociales vale la pena tomar iniciativas que favorezcan el bien común, donde los intereses colectivos e individuales convergen, donde nos demos cuenta de que la práctica del deporte es un derecho importante para desarrollarnos como seres humanos. No debe existir en el deporte ningún tipo de discriminación. Los jóvenes en el boxeo merecen oportunidades de seguir aprendiendo, de adquirir experiencia y fogueo; para poder seguir sus sueños y representar de manera digna a nuestro país en eventos internacionales.

femebox
Fotos: Agustín Velázquez García.

 

 

 

 

Deja un comentario