“El deportista debe serlo todo el tiempo, las 24 horas del día y mantener “conductas deportivas””: Ricardo López Covarrubias.

0
642

Entrenadores advierten sobre la importancia del entrenamiento físico y del técnico-táctico de los deportistas como aspectos fundamentales para su rendimiento y de los resultados que desean obtener, pero destaca también el llamado entrenamiento invisible, que no tiene fecha, ni horario y se realiza prácticamente todo el tiempo.

El profesor Ricardo López Covarrubias, Director de la Escuela Técnico Deportiva (ETD), explicó que en el ámbito de todos los deportes existen tres tipos de entrenamiento, el primero se conoce como entrenamiento físico y consiste en desarrollar las cualidades y capacidades físicas básicas del atleta, como fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad.

El segundo, es el entrenamiento técnico-táctico, en dónde desarrollan las habilidades específicas de cada deporte (boxeo, pesas, funcional), que junto con el primero se hacen en campo, en el lugar del entrenamiento.

Y el tercero, el entrenamiento invisible, que son las actitudes de la persona, lo que implica la parte psicológica, así como la mental y muy importante, la de los valores del atleta.

Este último entrenamiento involucra todas las actitudes, acciones, actividades y circunstancias que rodean la vida de un deportista, y que pueden entenderse como la higiene corporal, la alimentación, el sueño, y la parte psicológica de los valores, explicó López Covarrubias. Añadió que las metas y los logros deportivos y de competencia son importantes, pero también la formación integral del atleta como persona, su conducta dentro y fuera del ámbito deportivo, sus actitudes y valores, insistió.

“El entrenamiento invisible son las actitudes de higiene de la persona, esto implica la parte corporal, psicológica, la mental y la de valores que tiene el atleta, la alimentación e hidratación y el descanso. Eso también se tiene que entrenar”, mencionó.

En el tema de la higiene mental, los especialistas recomiendan que los atletas lleven una preparación psicológica que les ayude a autorregularse como deportistas, a establecerse objetivos y retos en el corto, mediano y largo plazos, alcanzables y posibles.

En el tema de la alimentación y la hidratación, proponen apegarse a una dieta variada y equilibrada y consumir líquidos de manera regular, en periodo de descanso y recuperación, dependiendo del ritmo del entrenamiento.

En cuanto al descanso, sugieren que para maximizar el descanso, se debe dormir entre 9 y 12 horas diarias; respetar los horarios del descanso; descansar en lugares cómodos y confortables; tomar sesiones de masaje e hidromasaje.

Para terminar el docente de ETD explicó que el deportista debe serlo todo el tiempo, las 24 horas del día y mantener “conductas deportivas” de respeto puntualidad y la honestidad, por mencionar algunas que le permiten también una mejor convivencia y desarrollo en valores.

DSC07520
Fotos: Agustín Velázquez García.

Deja un comentario