Héctor Sulaimán con la guardia en alto por la juventud

0
528
Héctor Sulaimán presidente del Consejo Asesor de Scholas Ocurrentes México, mantuvo un dialogo abierto con Revista Ring Side. Licenciado en Derecho y Administración de Empresas, Sulaiman es un hombre comprometido con la juventud y con mejorar nuestra sociedad con el único fin de amar y servir al prójimo.
Scholas es una entidad internacional de bien público sin fines de lucro impulsada por el Papa Francisco que trabaja con escuelas y comunidades educativas tanto públicas como privadas, de todas las confesiones religiosas y laicas para restablecer el pacto educativo. Como organización de la sociedad civil busca el compromiso de todos los actores sociales para implementar la cultura del encuentro por la paz por medio de la cultura, la tecnología, el deporte y la educación.
Te compartimos esta interesante plática con Héctor Sulaimán:
Fotos: Agustín Velázquez García.
¿Cómo se define Héctor Sulaimán?
“Definitivamente soy un hombre de familia, soy un hombre de descendencia Libanesa, la costumbre de mi familia siempre ha sido de participación, lo herede de mis padres, así formamos una familia muy unida, creo en los valores universales, el amor es un valor increíble, hace que todo se acepte, que todo se perdone, que todo se entienda de donde viene, un regaño de un padre, el tener hijos, siempre es por amor, nos hace llegar a un gran entendimiento de los demás”.
¿Qué es la familia para ti?
“La familia se toma como lo que es, centro y núcleo de la sociedad. Todos tenemos una filosofía diferente, motivaciones diferentes, pero en la familia mexicana todos nos queremos como somos. Mientras mejores son los lazos de familia mejor es la sociedad, más incluyente, aprendemos a aceptar a los demás a un hermano jamás lo vamos a excluir por ser diferente. Debemos convivir no por cantidad sino por calidad, los valores universales se viven dentro de la familia”.
¿Qué es para ti el prójimo?
“El prójimo es la continuación de mi vida, es el que me da lo que no tengo. La diferencia de Scholas es la inclusión en la cultura del encuentro, el prójimo nos aporta más cuando es diferente a uno que cuando es igual. El prójimo son mis maestros, mis compañeros, que son parte de mi vida, sin ellos no tiene ningún sentido, uno sirve para su prójimo. Complementa la sociedad. Si no hubiera prójimo no existiría un ser humano. Es la belleza que tiene que no tengo yo. Así inicia la comprensión y la aceptación”.
¿De dónde viene en Héctor Sulaimán esa naturaleza entorno al amor al prójimo?
“Dentro de las fundaciones y afuera de las fundaciones, yo creo en el servicio a los demás. Mi padre me lo mostro, me lo demostró haciendo. Sus acciones mostraban más que sus palabras, aunque hablaba increíble, él era el mejor orador que he visto, sus acciones hablaban por él. Yo lo vi, lo viví, no lo escuche. Debemos tener acciones sin esperar nada a cambio. Cuando uno educa a los hijos tiene que tener mucho cuidado con lo que hace, porque ellos lo van a emular, así como yo lo imito de mi padre”.
¿Para ti que es ser mexicano?
“Ser mexicano, primero es ser guadalupano, es lo que nos une, pero también es una diversidad increíble. México es uno solo, aunque hay muchas culturas en nuestro país, eso es lo que nos hace bellos; Ir a comer una Talluda a Oaxaca, una langosta en Baja California, cochinita pibil a Mérida, un tamal de Mole en Puebla, todo eso y toda la cultura y solamente estoy hablando de la culinaria, ya no digamos de todo lo demás… es una cultura increíble. Yo creo que si logramos explotar el tema turístico, cambiaríamos al mundo. Los que hemos viajado mucho nos damos cuenta de que como México no hay dos, por su gente, el valor del servicio es increíble, no existe otro servicio en el Mundo desde el taquero de la esquina hasta el chef del mejor restaurante, es una cosa increíble un espíritu de servicio. Por eso ser mexicano es un honor”.
Cuéntanos una experiencia en Scholas Ocurrentes que te haya dejado un aprendizaje:
“Son muchas experiencias y aprendizajes, cualquier acto de servicio que vaya acompañado de amor y de un servicio sin esperar nada a cambio, salvo la mejoría del mundo y de los demás. Yo creo que para poner un ejemplo, vamos nosotros a hacer una clínica de reparación con niños de Jojutla, y en varias partes de México. Pongo un ejemplo, una niña después del temblor; se cayó la pared y mato a una de sus amiguitas en una desgracia, ella dejo de hablar, cuando empezamos a platicar con ella y a liberar esos monstruos y esos traumas, nos dimos cuenta que con cariño, amor y sabiendo dirigir un poco, pueden ellos expresar sus miedos. El miedo sino se expresa se convierte en pavor, no hay porque tener miedo, las desgracias pasan por que pasan, esta niña cuando empezó a pintar en un lienzo, volvió a hablar y a sonreír, fue casi como ver un milagro en tan poco tiempo con amor y poniendo arte y con los conocimientos científicos de la fundación , ayudando a que los niños sean felices y que sepan que las cosas van a mejorar hacen milagros, es una cosa increíble, es una de muchísimas cosas que les pudiera contar”.
“Dentro de la fundación tenemos algo muy importante. Para que el hombre sea completo como ser humano, debe cumplir con una base, la educación, la tecnología y el arte y el deporte. Se usaba antes una frase muchísimo, “mente sana en cuerpo sano”, entontes es una conjunción de todo. Tenemos una cosa que se llama FutVal “Futbol con valores” y BoxVal “Boxeo con valores”, son cosas que requieren una participación activa de todos los participantes, tanto en equipo, como en lo personal se pueden aprender valores divirtiéndose, los valores se quedan gravados para toda la vida si se hace de forma divertida. Todo es en equipo, en el deporte, nadie va solo, todos nos necesitamos. Los boxeadores se daban hasta con la cubeta y al final van y se dan un respeto, con cariño y admiración porque el otro pasa por lo mismo que tú”.
¿Cuál es el mayor conflicto que has encontrado en México para Scholas?
“Ninguno, realmente ninguno. Los conflictos son siempre, no son conflictos, más bien la penetración inicial es complicada porque uno tiene que ir por todos lados convenciendo, explicando. El único conflicto inicial es explicar que Scholas es una fundación laica de valores universales, incluimos a todas las religiones. Ese fue el único tema que tuvimos que establecer muy bien, en México la religión debe ser laica. Los malos son los menos, los buenos son los más, el día que todos los mexicanos se junten en contra de la violencia nosotros lo vamos a resolver, tenemos que involucrarnos para resolver todo conflicto”.
¿Cuál es el sueño de Hector Sulaimán dentro de Scholas Ocurrentes?
Mi sueño es unir a todos los jóvenes, que están en formación que se incluyan y se quieran. Que se integren y que sepan que todos, absolutamente todos tenemos problemas, el día que comprendamos que todos tenemos esos conflicto entenderemos que debemos tener compasión y misericordia por los demás, se hace una sociedad mucho más justa, amorosa e incluyente. En ese momento vamos a cambiar mucho. Todos somos iguales, si nos comprendemos nos ayudamos con nuestros problemas.
Hacia donde dirigimos a nuestros hijos, mi padre nos inculco el béisbol, fue parte importantísima en mi vida, es el laboratorio más importante para hacer buenos seres humanos. El deporte me enseño que si uno tiene la paciencia necesaria para ver que pasen sus sueños, estos se vuelven realidad.
La juventud. El futuro no son los jóvenes, son el presente, hay que tomarlos, ayudarlos, ellos caminan hacia adelante, solo necesitan motivación y guía. Enseñarlos a confiar para que tomen decisiones en un ambiente correcto, que favorezca la inclusión y la participación de todos. Cuando uno comparte sus sueños con todos, ocurren los milagros.
Me mantengo con la guardia en alto, peleando por los jóvenes, me permito poner un ejemplo, a veces los peleadores pelean más abajo que arriba. Hay que divertirse y que la travesía sea llevadera y acompañada. Debemos ir juntos y entender que somos iguales, y que nuestras diferencias nos hacen aprender y ser mejores humanos”.
Fotos: Agustín Velázquez García.

Deja un comentario