Hasta siempre Génova 33

0
800

Tras el sismo de septiembre del año pasado, después de 4 meses de labores, el 15 de marzo de 2018 terminaron los trabajos de demolición del histórico edificio de Génova 33, Zona Rosa, CDMX, en donde se tejieron un sinfín de historias, dentro del despacho 501, historias de todo tipo… Que siempre tuvieron como punto de partida el boxeo y sus protagonistas.

Muchos fueron los martes que transcurrieron en la glamorosa Zona Rosa desde la estación del Metro Insurgentes hasta el hoy desaparecido edificio; se quedan recuerdos inolvidables, para muchos, esas mañanas en que vieron el directorio en la planta baja del edificio y leíamos: “WBC: despacho 501”. Subir los cinco pisos por el elevador… Ahí comenzaron, para propios y extraños, el  andar por el pugilismo de paga ese donde el deporte de los puños forja sus leyendas.

Bueno, no existe más el edificio de Génova 33. Con él se fueron a golpe de mazo, mil momentos, miles de  leyendas que pusieron sus pasos en los corredores.

Entre 30 trabajadores retiraron, a marro en mano, los últimos tabiques que se mantenían del lugar donde el boxeo del mundo se plasmó, entre el verde y oro de sus cinturones, Hoy solo quedan los recuerdos de ese primer CMB que conocimos… Sólo la nostalgia. ¡Descanse en paz Génova 33!

En todos esos recuerdos se encuentra Don José Sulaimán, un hombre que será inmortal en nuestras memorias, en ese recinto coloco el cinturón verde y oro a decenas de jóvenes que entre lágrimas le respondieron con las más sinceras palabras “Gracias”; con los ojos iluminados veían como se cumplían sus sueños y se llenaban sus palabras de esperanzas. Durante años en ese recinto Don José demostró el significado de compartir, buenas nuevas, alimentos y sonrisas; para periodistas, boxeadores y visitantes. Los recuerdos permanecen en nuestros corazones.

Fotos: Agustín Velázquez García

 

 

 

Deja un comentario